PARA MEDITAR...
 No. 38

 

 

1º.-ORIGEN DEL SENTIMIENTO RELIGIOSO EN LOS PRIMEROS HOMO SAPIENS.

 

2º.-DIOS EL ICONO UNIVERSAL DE LA SUPERCHERÍA.

 

3º.-INSTRUMENTOS O ARGUMENTOS ANTIGUOS Y MODERNOS PARA LA IMPOSICIÓN DOGMÁTICA DE LA EXISTENCIA DE DIOS.

 

4º.- ¿QUIEN ES DIOS?

 

Los hechos, antecedentes, análisis y experiencias relatados en la presente plancha de manera resumida, refieren el origen del sentimiento religioso en los primeros Homo Sapiens; expone el fetichismo de los íconos religiosos, la dominación y el temor hacia estos, la sumisión que representa en los pueblos y finalmente el efecto prodigioso de la dominación religiosa por medio de dios como icono universal de la superchería.-

 

1-. ORIGEN DEL SENTIMIENTO RELIGIOSO PRIMITIVO.-

 

Tratadistas, filósofos, políticos y teólogos, entre todos estos Cicerón, San Agustín, Festus, Kant, Fitche, Hegel, en sus ideas y conceptos sobre el origen del  sentimiento religioso que emanó del hombre primitivo, son uniformes en pensar que éste se debió más al temor surgido entre los primeros Homo Sapiens ante los sucesos de los fenómenos naturales, tomando este acontecimiento como la primera chispa de inteligencia entre ellos, permitiéndoles discernir acerca de las causas del frío, del calor, del fuego, del aire, del agua, del cielo, de la tierra, de la vida y de la muerte.

 

Desconociendo la causa de estos fenómenos y buscando entender la íntima relación con ése medio ambiente, es decir, con la naturaleza, empezó a imaginar que seres o espíritus de la misma naturaleza dirigían los fabulosos acontecimientos, justificando esa existencia y su creencia en algo invisible pero real para ellos, creencia que luego traería como consecuencia el surgir de un sentimiento religioso, luego la fe y finalmente un culto y una religión.

 

El sentimiento religioso que como una manifestación de impotencia y temor empieza a surgir, lo convierten en una expresión visible y material que se ha denominado fetichismo, forma de culto mediante la creación de objetos hechos a mano en madera, piedra o barro de un fenómeno natural, representación simbólica que conduce posteriormente a la idolatría.

 

Manifestaciones y origen que se encuentran en todas las religiones, que a través del tiempo se han venido polarizando en dos tendencias: la politeísta o adoración de varios dioses, como las Arias y la monoteísta o adoración de un solo dios, como las semíticas.

 

Tendencias condensadas en la teogonía o sistema de los mitos religiosos, acerca del origen de los dioses, siendo una de las más importantes la teogonía de Hesíodo del siglo VIII a.n.e.-

 

“DIOS EL ICONO UNIVERSAL DE LA SUPERCHERÍA”.-

  

 

La afirmación histórica que se hace sobre que, el Homo Sapiens primitivo siempre experimentó temor no solo ante el sol, sino ante los demás fenómenos naturales como el frío, la lluvia, las tempestades, la noche etc., fueron elementos determinantes para comenzar ha formarse la idea tanto material como espiritual del fetichismo, representado en los íconos que se han idolatrado hasta el momento.

 

De esta manera el ser humano envilecido por el fanatismo religioso impuesto continúa su camino, sumiso como el cordero se postra ante cualquier cosa que para él representa protección, ayuda, misericordia y poco a poco va perdiendo su conciencia; se arrodilla para implorar  clemencia ante el amo que lo esclaviza, se arrastra como la serpiente clamando perdón ante el déspota y el tirano que lo explota y le roba su salario. A pesar del surgimiento de nuevos conceptos del universo, de la creación de las ciencias, de las artes y de un nuevo pensamiento, se van creando otros dioses; de las concepciones antiguas sobre religión y dios, el politeísmo y el monoteísmo se convierten en las dos grandes corrientes religiosas a través del tiempo.

 

Felizmente en nuestros templos la concepción sobre la no existencia de dios, ya no es un tabú y hablar sobre esta es abrir nuevos campos al pensamiento, que implican desarrollo, mayor respeto, una plena y total independencia de criterio y de conciencia sin las ataduras que marcan la ignorancia entre lo seres humanos, impuesta precisamente por la fuerza, por las guerras, por la inquisición, por el peligroso fanatismo, por los grandes monopolios capitalistas, por la tradición judía del temor y los cleros políticos, que siempre han mantenido su hegemonía a base de la sumisión, anteponiéndole a los seres humanos la figura del pecado, del bien y del mal, el icono de cristo, de la virgen María, de sus similares en otras religiones y de todos aquellos fetiches que han representado fuerzas poderosas de explotación humanas.-

 

INSTRUMENTOS O ARGUMENTOS ANTIGUOS Y MODERNOS PARA LA IMPOSICIÓN DOGMÁTICA DE LA CREENCIA EN DIOS.-

 

Además de la pobre ilustración y enseñanza a la que han tenido acceso las masas populares sobre el desarrollo de las ciencias y del conocimiento, los regentes de todas las religiones y en todos los tiempos, se inventan diversas teorías que coadyuvan a mantener vivas las inclinaciones dogmáticas, la fe y las creencias en dios. La teocracia antigua que es el gobierno ejercido directamente por dios como el de los hebreos antes que tuviesen la necesidad de imponer reyes como Saúl, David y Salomón cuyo poder supremo estaba sometido a los sacerdotes de la época, hasta actualmente la teología, que trata de los atributos y perfección de dios se fundamenta en la biblia, en las resoluciones de los concilios ecuménicos y de los padres de la iglesia, en las sagradas escrituras y en las sagradas tradiciones, son demostraciones propias del autoritarismo, del dogmatismo extremo o de ultra derecha, que imponen la creencia en un dios cristiano por la sola fe y el escolasticismo, o escuela en que domina la enseñanza de los libros de Aristóteles.

 

La filosofía religiosa en unión con la teología, ante la necesidad de tener aunque fuera una sola prueba real o evidente, de cualquier índole sobre la existencia de dios, la pretenden encontrar en la ontología o metafísica de San Anselmo vista en los Salmos Cáp. I, XIII,I, y de Tomás de Aquino, teoría sobre la estructura suprasensible no material de todo lo existente, observada en la siguiente proposición originada en el necio que no cree en dios según la proposición:”En su corazón no hay dios”; respondiendo San Anselmo con el siguiente galimatías: “Este dios es algo, mayor que lo cual nada puede pensarse. Pero cuando el necio oye esta expresión entiende lo que

 

Oye y lo que entiende, está en su entendimiento, aún cuando no entienda que ese algo, mayor que lo cual nada puede pensarse, exista”.

 

Ese algo, puede ser una cosa cuya existencia está en la imaginación, que no es real y como no lo es, el mismo San Anselmo expresa:”En efecto, si solo estuviese en el entendimiento aquello de que no puede pensarse nada mayor, no sería lo mayor que puede pensarse, pues le faltaría para ello ser real”. Y continúa:”Si aquello, mayor que lo cual no puede pensarse nada está en el entendimiento únicamente, aquello mismo, mayor que lo cual nada puede ser pensado, será algo mayor que lo cual es posible pensar algo. Por lo tanto debe existir, tanto en el entendimiento como en la realidad, algo mayor que lo cual nada puede pensarse, y este algo es precisamente dios”.

 

Ese algo llamado dios por San Anselmo, se asemeja al yo soy el dios de Israel creado por  Abraham a quien después le dio el nombre de yahvé, ilustración vista en el éxodo III, 6 que dice:”Yo soy dice la aparición el dios de tu padre, el dios de Abraham, de Isaac y Jacob”. La misma biblia le atribuye a Abraham la revelación del Monoteísmo, dogma del que se dice fue olvidado por los descendientes de Noe. Estos patriarcas antiguos le dan a yahvé el nombre de El, dios, y los canonistas lo llaman dios el Altísimo, el dios todopoderoso.

 

Igualmente según el éxodo III, 14,15, la aparición de Moisés le dice:”Yo soy el que soy. Así responderás a los hijos de Israel. Yo soy me manda a vosotros. Esto dirás a los hijos de Israel: yahvé el dios de vuestros padres, el dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me manda a vosotros. Este es para siempre mi nombre. Este mi memorial de generación en generación”.- Éxodo III 14,15.

 

El pueblo de Israel creo la liga o confederación tribal con fundamento en la aparición, la cual representaba la teocracia compuesta por tres elementos que representaban su sentir y pensar: el culto a yahvé, la obediencia a la Ley de Yahvé y el carisma de yahvé.

 

Moisés fue el fundador de la religión de las tribus hebreas, las que hasta ese momento no creían en la existencia de dios como el ser supremo creador de todas las cosas y antes de Moisés los israelitas creían en los signos astrales, en los sueños y otros presagios; atribuyéndose al azar la capacidad de la voluntad divina y tal como se lee en los proverbios 16,33, “en el seno se echan las suertes, pero es yahvé quien da la decisión”.

 

Dos momentos históricos con los mismos interrogantes y con los mismos afanes de demostrar lo indemostrable de manera real y efectiva. No obstante el fracaso en el empeño, se persiste en mantener en razón a la fe y al dogma un dios teórico e imaginario en la mente de los seres humanos, que no sirve sino como instrumento de poder de dominación por religiones, sectas y sistemas de gobierno que utilizan dicha creencia para sojuzgar e imponer la ley del bien y del mal, por medio de las biblias y otros libros a los que denominan sagrados.

 

Escolásticos, teólogos y metafísicos frustrados en el intento de la demostración divina-humana (padre-hijo y espíritu santo) optaron finalmente por tratar de encontrar alguna compatibilidad con la ciencia, con la naturaleza real, sin que hasta el momento le hayan demostrado a la humanidad, la existencia de un dios real, todopoderoso, hacedor de todas las cosas y aún dueño de la voluntad, la conciencia y la libertad de las personas, solo se muestra un dios imaginario, teórico, castigador, vengador,

 

Justiciero, racista y el más importante argumento de sometimiento de las voluntades humanas.

  

La teodicea, teoría que busca la justificación de dios y justificar por sobre encima de lo que sea, la irreconciliable contradicción entre la fe en un dios todopoderoso y lleno de bondad y la existencia del mal y la injusticia en el mundo, ha sido magistralmente ridiculizada por Voltaire en su libro-novela filosófica: CANDIDO, cuyo contenido hace alusión al mal y a la injusticia imperantes en una sociedad clasista explotadora.

 

¿QUIEN ES DIOS?

 

Dios es un icono tanto material como inmaterial, que simboliza la opresión, el temor, el mal, conceptos que representan dominación, terror, esclavitud, humildad, sumisión, represión y obediencia incondicional a quien lo explota, es proscribir en el ser humano todo asomo de desarrollo normal de su personalidad.

 

Se le denomina en la religión judaica Jehová, en el islamismo Ala y en el cristianismo santísima trinidad (padre-hijo y espíritu santo).

 

Aún los filósofos cristianos hablan de un ser absoluto como el principio del Universo, el primer motor, la causa primera, el espíritu o razón universales, lo que está más allá de todo ser, el propio mundo y se plantean el problema sobre la naturaleza de dios y entre estos la omnipotencia divina y la libertad humana. El solo hablar de divinidad y poder sobrenatural, reprime la libertad humana, dejándola al arbitrio divino y a su absoluta omnipotencia. Los teólogos cristianos al reconocer que esa divinidad es aparente, dicen que no se trata de saber lo que realmente es dios, sino solo lo que es para nosotros según nuestra inteligencia, fundamentados en la aseidad, o atributo de dios por el cual existe por si mismo, o por la necesidad de su propia naturaleza; por la infinitud, o calidad de infinito; por la omnipotencia, o poder muy grande solo de dios y la omnisciencia, o facultad de saberlo todo como atributo solo de dios.

 

Llegándose a afirmar que la omnipotencia de dios es absoluta, e identificándolo con las leyes de la naturaleza dicen que es la verdad eterna y que las leyes de la naturaleza y la libertad humana dependen de el.

 

Apreciaciones erróneas convertidas  en axiomas de fe, consignadas en las diversas biblias o libros sagrados, atribuyéndosele primeramente a Moisés el haber continuado con la tradición monoteísta creada por Abraham, Isaac, Jacob y José a quienes los testamentos han llamado  iniciados o elegidos, relatos históricos del pueblo hebreo vistos en el Pentateuco y en el nuevo testamento.

 

A esto se le agregan los diferentes cambios que le imprimieron los diversos concilios a la biblia, pasajes añadidos y suprimidos según el ánimo, poder y capricho del papa de turno, de donde podemos observar la deformación que hasta hoy han tenido esos evangelios.

 

En razón a estas deformaciones Jesús preconizó los libros de Moisés, los que igualmente han sido profundamente debatidos y San Agustín como Orígenes decían que las tres primeras partes del Génesis no podían ser tenidas en cuenta sobre todo por los hechos vergonzosos atribuidos a dios.

 

Es importante decir que el cristianismo es considerado el sucesor de la traducción de la biblia y que cristo represento en su tiempo al nuevo pensamiento libre, que enfrentaría a los Saduceos y Fariseos, abriendo una fuente nueva de pensamiento religioso.-

 

Contrario a las teorías o doctrinas sobre la existencia de dios como creador del ser humano, defendido por las diversas religiones, me permito transcribir algo que por lo menos cosmogónicamente llena materialmente la inquietud del ser, denominado por los fenicios MOT, especie de huevo primigenio y que se parece al mismo principio creador del sintoísmo japonés, expuesto por: SANTIAGO VALENTí CAMP, en su libro “Las sectas y sociedades secretas”, tomo I,  que dice:”Háblase de una atmósfera agitada por los vientos y el caos hirviente y oscuro, ilimitado y de remota fecha; el viento se enamora de su propio principio, mezclándose y volviéndose en si mismo, que se llamó el deseo. Este devenir inconsciente fue el generador de todas las cosas y de allí surgió MOT, una especie de barro húmedo del cual se desarrollaron los gérmenes de toda existencia. En esta especie de protoplasma, vagamente animado, nacieron los seres vivos inconscientes y ellos engendraron a su vez los seres conscientes llamados contempladores de los cielos. MOT tenía la forma de un huevo, era brillante y contenía el sol, la luna, las estrellas y los planetas.”.-

 

A esta concepción se le hacen algunos reparos u objeciones por el historiador Sanchoniathonis Gragmentor, Ediciones Orelli, Leipzig 1.826, en su teoría sobre el”Origen de la religión” diciendo:”el evolucionismo semiconsciente se mezcla a las viejas ideas míticas, respecto a los primeros amores del mundo y el huevo primordial, doctrina que conduce directamente al ateísmo”. Dice que el texto de VALENTí CAMP, “atribuye la aparición de la vida animal a las perturbaciones atmosféricas producidas por el calor solar en los primitivos vapores y en los elementos errantes del mundo”. Configurando esta apreciación en que:”Y el macho y la hembra hasta entonces unidos formando un mismo cuerpo, comenzaron a buscarse en el haz de la tierra y en los mares”.

 

 

Fraternalmente,

 

 

Juan Bautista. Estrada P  30º

 

“Resp\ Log\ Arquitectos de la Amistad Nº 10

 

Para volver a los Trazados                                          Volver a Temas Masónicos                                                Bogotá D.C. Junio de 2.007